Buscar este blog

Cargando...

lunes, 19 de noviembre de 2007

Arte Folklórico



Las representaciones culturales juegan un importante papel en la construcción de la identidad gitana. Hasta la segunda mitad del siglo XX, la representación del gitano ha sido monopolio de artistas payos que basaban sus colecciones en motivos cargados de elementos folkloristas. Esto coincide tanto en las poblaciones europeas como aquellas que establecen domicilio en España, donde ciertos músicos, pintores y escritores de la época tienen un importante papel en el folklore de las clases populares.


En el momento en que las nuevas generaciones intelectuales reconocen con orgullo su origen, adquieren mayor conciencia gitana en lugar de optar por la cesión de su patrimonio cultural. De esta manera tanto los artistas como los profesionales gitanos se ven ante la necesidad de revertir los estereotipos de una imagen dominante además de ocuparse de la difusión de una “contra-imagen” desestereotipada.


En 1979 se produce un acontecimiento muy importante para dar comienzo al movimiento cultural romanes en Europa. Será la primera exposición de artistas gitanos autodidactas en Budapest. Por el momento sus obras seguirán relegadas a la condición de colectivos folklórico y popular. En 1981, Sandra Jayat organiza una exposición universal de artistas gitanos en parís. No lo suficientemente importante para entrar en el mundo del arte pero si para estimular la producción creativa hasta que entre 1980 y 1990 el arte gitano se convierte en un importante programa de inclusión social.